Filosofía

El Shaddai International Christian University como Ministerio Educativo Independiente, integra principios Bíblico en la filosofía de enseñanza. El Shaddai International Christian University es un ministerio dedicado al servicio de la iglesia de Jesucristo siendo ésta nuestra meta más alta. El Shaddai International Christian University, no es subsidiada por ninguna organización de ninguna índole y no tiene ninguna afiliación alienante con otras organizaciones eclesiásticas, ni tampoco es un organismo con fines lucrativos o una denominación específica. El Shaddai International Christian University tiene la cobertura ministerial de diversos ministerios educativos reconocidos.

El Shaddai International Christian University centra su ministerio educativo en Dios. Dios es el Creador, Redentor y la fuente de toda la verdad. Él desea comunicarse y lo ha hecho así por medio de su Hijo Jesucristo, su Espíritu Santo y la Palabra escrita. Toda la programación educativa está diseñada con el objetivo de conocer mejor Dios. El ser humano, creado por Dios a su propia imagen, está separado de Dios por el pecado. A través de la muerte y la resurrección de Cristo solamente la regeneración es puesta a disposición a todo ser humano. Cuando por la gracia y por la fe, alguien es regenerado, ellos tienen la capacidad de descubrir a Dios y su verdad. La verdad debe ser aprendida, pero no con la especie humana como centro de esta.

El Shaddai International Christian University se esfuerza por proporcionar la educación que ve al estudiante, no como una máquina para ser programada, pero como una criatura viva para ser formado por el Espíritu de Dios. El profesor y los medios de aprendizaje son instrumentos del Espíritu Santo. La educación es un proceso de crecimiento en la vida de un estudiante y el trabajo del mismo Espíritu Santo en él. Esta universidad  ha elegido un modelo en el que se da prioridad a la “Formación Integral del Estudiante”. La UCIS ha establecido como propósito institucional el planear, diseñar, desarrollar y operar un sistema educativo, un modelo pedagógico centrados en el aprendizaje,  los principios del discipulado y la educación teológica.

La realidad social-iglesia en la frontera entre el segundo y tercer milenio ha cambiado fundamentalmente. Ahora, esta se caracteriza por su inestabilidad, los cambios se suceden en tiempos mucho más cortos que en el pasado. Dado este estado de aceleración de nuestra historia, una de las reflexiones más importantes que como iglesia-siervos-creyentes debemos hacer es: ¿Qué características debe tener un ser humano para vivir y ser mejor en un contexto así? Busquemos la respuesta juntos.